20 maneras de combatir en nuestras familias el estrés por el covid-19

Muchas situaciones nos generan estrés, especialmente cuando hay tensión e incertidumbre. El nuevo virus Covid-19 ha generado pánico en la población y no es parea menos, pues estamos enfrentados  a un nuevo virus del que no se conocen datos al cien por ciento, y además, ha cambiado nuestro ritmo de vida.

Aún así, este tipo de conductas deberán ser remplazadas por momentos de relajación y sentimientos de  tranquilidad (que para la mayoría resultaría difícil), si no queremos ser los próximos en adquirir el virus, recordemos que nuestro estado de animo influye en la adquisición de enfermedades en especial las virales.

Aprovecha este tiempo de confinamiento en casa, quizás esta sea un valioso momento para la reflexión, para mejorar esos lazos familiares que estén rotos o deteriorados, para compartir ese tiempo con tus hijos o seres queridos, cocinar esas recetas deliciosas, que por falta de tiempo no podías hacer, o simplemente sacar tiempo para tu juego favorito, de la manera como lo mires te dará suficiente valor para enfrentar este problema mayúsculo ( que pronto será minúsculo) por el que esta atravesando el mundo entero en estos momentos.

Para los que creen, saquen un  tiempo diario para Dios, el aferrarte a el, ayudara enormemente a ver el problema de mejor forma, a disminuir los miedos, y  aumentar la fe y la esperanza.

20. Esté atento a los cambios de comportamiento de sus hijos

Los cambios en el sueño, el apetito, el interés de estar con amigos o salir de la casa de un niño, o los niveles de búsqueda de tranquilidad, así como el lavado excesivo de manos pueden ser signos de que se necesita más ayuda.

Si las técnicas básicas de reducción del estrés, como la respiración profunda, la distracción o las imágenes guiadas no ayudan, comuníquese con su proveedor de atención primaria para obtener ayuda adicional.

19. Recuerde modelar el comportamiento positivo

Los padres que muestran buenas habilidades de afrontamiento pueden ayudar a asegurar a los niños que están seguros.

Después de todo, los niños aprenden de sus padres cómo reaccionar en situaciones nuevas.
Recuerde que los niños cometen errores.

Si su hijo accidentalmente no se lava las manos o no estornuda en su codo, recuérdele suavemente. Asustar a los niños con las posibles consecuencias de sus errores no es útil.

Los adultos deben modelar comportamientos de autocuidado: mantener actividades y horarios de sueño. Coma saludablemente y practique la higiene de manos y la etiqueta de la tos.
También es útil para los adultos limitar su propio consumo de medios alrededor del Coronavirus (COVID-19) y atenerse a algunos recursos confiables como los Centros para el Control de Enfermedades para prevenir la sobrecarga de información y la ansiedad.

18. Esté atento a los signos de ansiedad en sus hijos.

Puede notar algunos comportamientos en su hijo que están un poco fuera de lugar. Por ejemplo,pueden estar más cerca de ti, parecer pegajosos o querer estar contigo para ayudar a crear una sensación de seguridad. Se paciente.

Los niños más pequeños tendrán más dificultades para expresar sus preocupaciones que los niños mayores, por lo que es posible que no puedan expresar sus pensamientos con palabras, pero sus comportamientos lo ayudarán a evaluar lo que sienten.

También tenga en cuenta que los niños pequeños pueden hacer algunas preguntas, jugar y luego regresar con más preguntas.

Están desempacando una gran cantidad de información e intentan darle sentido basándose en sus experiencias y conocimientos. Es por eso que es importante atenerse a los hechos, responder a lo que puede y lo que es apropiado para su edad, y evitar o limitar el acceso a los medios o las conversaciones que aumentarán las preocupaciones.

17. Enfatiza la amabilidad

Como siempre, es útil enseñar a los niños a seguir siendo amables con todas las personas, independientemente de su país de origen o su apariencia.

La amabilidad siempre es posible, incluso cuando sienten miedo.

Para ayudar a los niños a evaluar el riesgo de manera más realista, informe a los niños que la mayoría de las personas que visitan al médico o usan una máscara probablemente no tienen el virus.

Es importante recordar a los niños que todos estamos haciendo todo lo posible para mantenernos saludables y que no es culpa de nadie si se enferman.

16. No culpe a los demás

A veces, podemos encontrarnos culpando a una persona o grupo de personas, pero es realmente importante evitar los estereotipos y las culpas, especialmente en el caso de que nadie haya tenido la intención de causar ningún daño.

Cualquier conversación negativa debe detenerse.

15. Busque métodos amigables para los niños

Haga que aprender sobre el lavado de manos y otras medidas preventivas sea divertido. Ayude a los niños a aprender sobre gérmenes dándoles un poco de loción y luego rociándoles brillo en sus manos.

Enseñe a los niños cuánto tiempo deben lavarse las manos cantando una canción de 20 a 30 segundos juntos. «Feliz cumpleaños» o «ABC» son clásicos. También puede ser creativo y estimar de 20 a 30 segundos de cualquier canción que le guste al niño.

14. Busque ayuda profesional.


Si su salud mental se ve afectada por el estrés del coronavirus, entonces puede buscar ayuda profesional. Un profesional de salud mental con licencia puede ayudarlo a manejar sus miedos y, al mismo tiempo, capacitarlo para tomar las mejores decisiones para usted y su familia.

13. Permanezca calmado y tranquilizador

Los niños imitarán lo que está diseñado para ellos, así que mantenga su voz tranquila, tranquilizadora y mientras habla con ellos.

Dígale a su hijo que su familia y la escuela están tomando todas las precauciones para ayudarlos a mantenerse seguros.

12. Tranquilice a los niños dándoles poder

Decirles a los niños cómo pueden ayudar proporciona un sentido de agencia y puede convertir la ansiedad en una meta práctica.

Asegúreles a los niños que pueden protegerse a sí mismos y a los demás practicando el lavado de manos y la etiqueta para la tos y tomando otras medidas saludables .

Los niños también pueden incluirse en otras preparaciones familiares. Por ejemplo, si se estaba preparando para la posibilidad de estar en casa por un tiempo, pregúntele al niño qué le gustaría comer o qué actividades podría disfrutar durante ese tiempo.

11. Evita la mentalidad de rebaño.


Tenga en cuenta que muchas personas toman medidas que no ayudan. No se suba al carro solo porque otras personas usan máscaras o realizan rituales de limpieza específicos (a menos que los CDC recomienden esas cosas). De lo contrario, sus acciones podrían resultar inútiles, o tal vez incluso destructivas.

10. Poner las cosas en prespectiva


Si bien es importante tomarse en serio esta crisis de salud global, es igualmente imperativo pensar racionalmente. Los científicos trabajan las 24 horas para crear una vacuna y las estadísticas muestran que la propagación de la enfermedad está disminuyendo.

Además, los adultos sanos menores de 30 años se encuentran entre el grupo de menor riesgo para contraer el coronavirus.

Haz tu mejor esfuerzo para mantenerte positivo y no dejes que COVID-19 disminuya tu sueño de estudiar en el extranjero o tu experiencia mientras estás en el extranjero.

9. Estudiantes de Primaria Superior e Intermedia Temprana

Comparta los hechos como se indicó anteriormente, pero tenga en cuenta que los niños a esta edad están procesando más información y pueden preguntarse si son realmente seguros. Por lo tanto, es importante separar los hechos de los rumores.

Comparta las formas en que las personas en el hogar y la escuela están tomando medidas para ayudar a mantenerlos saludables Monitorear o limitar la ingesta de medios.

8. Habla sobre tus miedos

Está bien sentirse abrumado, pero mantenerlo adentro puede tener consecuencias más graves para la salud mental. Compartir sus miedos y ansiedades con sus seres queridos puede ayudarlo a sentirse menos solo. Hablar sobre sus sentimientos con los demás también puede ayudarlo a sobrellevarlo.

Pero, dice Nichols, si las conversaciones sobre los acontecimientos mundiales actuales causan más ansiedad, debe evitar estos temas. «Siempre es útil procesar los pensamientos y sentimientos, pero si hablar con ciertas personas te pone más ansioso, puedes limitar tu contacto con ellos», dice ella.

Si este es su caso, escribir un diario es una buena manera de compartir sus pensamientos, sin tener que hablar de ellos con sus amigos o familiares. Al escribir las cosas, puede hacer frente a una variedad de emociones que vienen con un diagnóstico de cáncer o eventos mundiales actuales. El beneficio proviene de escribir sus pensamientos, pero no necesariamente tiene que dejar que nadie los lea si no lo desea.

Nichols dice que buscar orientación profesional también puede ayudar. Si usted es un paciente o cuidador del MD Anderson, comuníquese con su consejero de trabajo social.

7. Apéguese a los hechos apropiados para el desarrollo

Evite tener conversaciones a nivel de adultos sobre COVID-19 con niños. Del mismo modo, controle cuidadosamente la exposición de los niños a los informes de los medios sobre el virus.

Responda preguntas con explicaciones breves y apropiadas para el desarrollo. Por ejemplo, puede decirle a un niño pequeño: «El coronavirus es un nuevo tipo de resfriado / gripe, por lo que es importante que nos lavemos más las manos y estornudemos en los codos para mantenernos saludables».

Recuerde a los niños que los médicos y otros expertos de todo el mundo están trabajando arduamente para detener el virus. Esto puede ayudar a los niños a comprender que las personas inteligentes y capaces están tomando medidas.

6. Desarrollar un plan de acción.


Siempre hay algunos pasos que puede seguir para disminuir el riesgo. Puede ser tan simple como lavarse bien las manos y limitar el viaje. Pero reconocerlos puede recordarle que debe concentrarse en las cosas sobre las que tiene control. Solo asegúrese de que los pasos que esté tomando sean acciones recomendadas por fuentes confiables.

5. Primaria Temprana

Mantenga la conversación breve, simple y atenerse a los hechos. Asegure que el niño en el hogar y la escuela estén seguros. Infórmele al niño SI alguien se enferma, los adultos ayudarán.

Ayude al niño a aprender formas de mantenerse saludable, como lavarse las manos, mantener un ambiente sanitario, comer adecuadamente, descansar lo suficiente, etc.

4. Limite las actualizaciones de COVID-19

Una de las formas más fáciles de reducir el estrés y la ansiedad es limitar su exposición a cosas que provocan ansiedad. Mantenerse informado es importante, pero con tanta información nueva que sale tan rápidamente en la televisión y las redes sociales, es importante establecer límites para cuándo y cuántas noticias lees sobre la pandemia. Esto puede ayudar a mantener a raya los sentimientos de ansiedad.

«Es importante elegir cuidadosamente las fuentes de información», dice Nichols. Recomienda buscar información de fuentes confiables y confiables, incluidos medios de comunicación equilibrados, la Organización Mundial de la Salud, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y organizaciones de atención médica como el MD Anderson.

«La moderación es la clave», dice Nichols. Ella recomienda revisar las actualizaciones dos o tres veces al día para evitar abrumarse. «Regístrese con la frecuencia suficiente para obtener solo la información que necesita saber», agrega.

3. Satisfaga las preocupaciones de los niños con validación y compasión.

Escuche atentamente sus inquietudes y sepa dónde escucharon su información. Valide sus miedos diciendo algo como: «Puede ser aterrador cuando surge una nueva enfermedad de la que no sabemos todo».
Corrija suavemente cualquier idea falsa que haya escuchado y aliéntelos a continuar haciendo preguntas.
Mantener una rutina puede proporcionar a los niños una sensación de seguridad. Mantener un horario habitual, incluida la escuela, las actividades y los quehaceres, protegerá la salud mental y física.

2. Lea noticias de fuentes confiables.

Evite los medios de comunicación que generan publicidad o se detienen en cosas que no se pueden controlar. En su lugar, recurra a fuentes que brinden información confiable sobre cómo protegerse, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

1. Prácticar el cuidado personal


Su mejor defensa contra la contracción del coronavirus es mantener las manos lavadas y alejarse de quienes están enfermos. Pero cuando se trata de aliviar su ansiedad, priorice el autocuidado.

Obtenga un mínimo de ocho horas de sueño por noche; come muchas verduras; ejercitar un mínimo de 20 minutos por día; y practicar mindfulness o meditación. Cuando su cuerpo se siente bien, su mente hará lo mismo.

Deja un comentario